lunes, 2 de marzo de 2009

Epilogo de un Deseo


Ganas de encerrarme en tus páginas, de enloquecer ante esos diálogos en los que has entretejido tantas lecciones, Ves? Son solo ganas de encontrarte de herir las yemas de mis dedos con la punta afilada de tus finales. Ganas de amarrarme a ti. A ti que solo te comparto con el dulce humear de mi taza y el gotear de las nubes. Fiel compañero entiende que tengo ganas de no abandonarte! Que el cruel es el tiempo, los requerimientos. No quiero más que escapar contigo, pero pareces quedar en mis días como un tonto pasatiempo.


Todos se dan en verte como un vano esfuerzo mental, un obstaculo para mis días contados, mis horas programadas a favor de lo que se come mis noches y abriga mi futuro… Me esperas en las noches, ansioso, cuando mis ojos están ya muy cansados y mi pecho muy contrariado para nuestros andares. Odias que te miren así… Te desmerecen! Tu lomo acompaña mis caminos y en tu cabida para llevarme a lugares inhóspitos descanso. No desespero, conoces mi angustia y no he de perderte porque nadie entienda que pongas lagrimas en mis ojos y suspiros prestados en mi boca, nadie nunca vera que a ti te debo las ganas de llegar a casa, mi compañero soñado, quien me presta sus palabras, no eres un adorno para mis manos, eres el prendedor de todos mis viajes. Amigo no desesperes, conozco tu angustia y te dedico el polvo, el olor añejo y las gotas en mi cristal.


Ganas de arroparme en ti pasión de tinta. De no perderme.

4 comentarios:

Ediciones dijo...

Orale, si te das cuenta el amor a los libros es igual que el amor a la camiseta de futbol o igual al que se le tiene a la persona amada: será que los amantes son eso, objetos?? y el balon es una historia??

jajaja saludos

R. J. Woolf dijo...

Wao! que punto de vista! jeje me ha hecho bastante gracia tu comentario :P Y cuando puedas responder una de esas preguntas espero me lo hagas saber,

Saludos para ti tambien,

F. K. Woods dijo...

Pasión arrancada de nuestro lado por necesidad y obligación de adulto. Nuestras almas infantiles esperan el derrapar de esas gotas por los ojos ávidos de vivir aquello que no tenemos, aquello con lo que solo soñamos.
Maldito tiempo que se hace menor o mas veloz dependiendo de que tan apasionada sea la historia que sentimos a través de la punta de los dedos.

Muerto desconocido dijo...

Oye, me equivoque y te puse el comentario con una cuenta q no debi usar jaja, lo lamento, pero estoy seguro que los amantes somos objetos del otro, del uno, y las historias siempre ruedan, entonces supongo que sí, los balones, los amantes y los libros, más una cerveza, todo lo que cualquiera puede desear jajaja