martes, 31 de marzo de 2009

Ni torres ni Dragones


Las bendas en sus ojos la habian apartado de la luz y la certidumbre, mientras que las cuerdas en sus muñecas más que atarla intentaban con descaro cortar el tinto de sus venas. Sus captores, seres viles y cobardes creyeron haber habandonado en el hierro frío y el fondo pedrusco de aquellos rieles, a una simple e indefensa carnada, que atraeira al amo y señor de aquella lejana tierra. Quien sabía llegaría antes que el ruidoso monstruo humeante movido por fuego y carbón y les derrotaria para acabar con su papel en la historia. Irrumpiria, tan hermoso y caballero como fuese posible, y desataria de un tajo el nudo que aprisionaba a su amada princesa.

Por esa simple razón contaba con pocos minutos a su favor. Debía estar de pie… Demoler, destrozar aquellas ataduras y esperarle erguida observando el ferrocarril llevarse las cuerdas de las que ella con maestría se había librado; y satirizar la escena con una sonrisa elegante y apacible, con su mano derecha plegada sobre si y la izquierda acariciando con picardía el zafiro que colgaba de su pecho; mientras lo veía llegar convertiría toda aquella agitación suya, el sudor varonil y los ojos desorbitados por su posible muerte en su mayor trofeo, se burlaría con una sonrisa ahogada, le abrazaría y susurraría a su oído “Porque tanta prisa”.


No soportaba el primer párrafo, no aguantaría el zumbar de su espada llevándose a cada movimiento, las cuerdas y su orgullo con ellas; no podría ver como elevaba su cuerpo en sus brazos cual ramo de flores: bello, inútil e inerte. Ni aceptaría bajo aquel o ningún otro concepto que la mirara preocupado y la depositara como otro de sus actos heroicos a las orillas de su posible muerte.


Antes muerta, Mejor muerta.


El sonido agudo y mecánico se escuchaba a lo lejos, los galopes del caballo de su amado también. Con su unica mano libre continuo su intento de escapatoria; contorneaba y agitaba su cuerpo y reía ante el desconcierto de los villanos y la muy posible victoria de la victima.


Al principe su corse nunca le había parecido mas lento, cuando llegó recibió con furia e impaciencia los golpes de las espadas enemigas, aun antes de descender de su montura había acabado con ellos. Miro el ferrocarril pasar justo encima de lo que había sido la prisión de su amada. Corrió y cayó de rodillas, dejo caer su espada y lloro con angustia su tardanza… “Porque tanta prisa querido” escucho a sus espaldas. Seguido de una pequeña carcajada. …”Porque tanta prisa.”

8 comentarios:

F. K. Woods dijo...

por que tanta prisa? por que tanta maldita prisa? coño tu has visto la hora que es? 20 años y contando quizás a los 40 ya hayan pasado 17,000 ferrocarriles... pero no te preocupes las cadenas tienen fecha de caducidad. Antes de que aparezca tendremos nuestro propio corcel hermana.

Yara Gonzalez. dijo...

Profundo‼ Excelentes escritos, me encanta,, los mostrate. Besos.

calma dijo...

La vida es larga y las ataduras cortas.
Gracias por tu comentario en mi blog, un placer visitarte.
Saludos

La Gata Insomne dijo...

hola
meencanta tu blog
19 añitos???
escribes muy bien

saludos

PIZARR dijo...

Correspondo a tu visita y con ello tengo la oportunidad de conocer tu blog.

Un saludo

PIZARR dijo...

Correspondo a tu visita y con ello tengo la oportunidad de conocer tu blog.

Un saludo

cieloazzul dijo...

No sabes lo que ha significado leerte... de repente mi historia se me vino en imágenes... y ahí me ví, atada, esperándo que las milésimas de segundo le lleven ventaja a quien me rescate de éstas cadenas que Yo misma me he impuesto!!!!
Porque la prisa???
que más dá... en el fondo creo que el paso del ferrocarril sería menos mortal que el ser rescatada por un dragón con cara de ropas de principe!!
ufffff!!!
un abrazooo!!!

el oso dijo...

Gracias por tu visita. Tu relato me ha parecido demasiado interesante, voy por los demás.
Besos